jueves, 28 de abril de 2011

narrativa de un demente IV

El animal más estúpido
Recuerdos de una roca

Un dicho humano cuenta que es él, el único ser vivo sobre la faz del planeta capaz de tropezar con la misma piedra. Yo, una enorme roca granítica, certifico que no solo tropieza, ¡la embiste!
Me llegan rumores de gotas del mar convertidas en dulce agua de lluvia, dimes y diretes de partículas de arena, cuentos y chascarrillos de piedrecillas... bien por aire, tal vez por agua... Asimilo, escucho... por decirlo de alguna forma, ya que como roca tampoco poseo orejas, pero para quien las tenga, ahí queda.
Digo que conozco lo que ocurre en nuestra tierra, y me parece tan tonto y sin sentido, que después de mis seis o siete mil años, no estoy muy puesta en mi edad, me atrevo a pronosticar como acabará esto, razonemos, como dicen ellos. (los humanos)
Crack general de los mercados, se viene abajo el sistema económico de múltiples países, conflictos bélicos en regiones estratégicas, exacerbado extremismo nacionalista o religioso.
Vuelvo a recurrir a sus dichos famosos "Blanco y en botella..."
Creo que alguno de sus más letrados representantes (de los humanos) ya lo dijo, no recuerdo quien ¡soy una piedra! pero vino a decir algo así como: "La única manera de salir de una crisis mundial es hacer una guerra mundial" Siento ser tan pesimista, pero yo no tengo sentimientos, ¡soy una roca!, pero... observo un mundo gobernado, que no dominado, por políticos, casta humana a todas luces excesiva, sobre todo tras los escandalos por corrucción, unos demostrados, otros archivados y otros... escandalos, al fin y al cabo, más la conocida falta de solidaridad de muchos de ellos, lease eurodiputados. ¿Alguien puede confiar en una solución diplomática?
Bueno, yo soy una roca, una piedra grande que a lo más que aspira es a no convertirse en parte de algún sepulcro nuclear que tengan que tapar este estúpido animal llamado hombre.

simón teNplas

No hay comentarios: